4 de mayo de 2012

Don Bosco lució en primavera

La Asociación en primavera, por Antonio Gila...

¿Quién no ha imaginado alguna vez a la Giralda reflejada en los ojos llorosos de un Don Bosco emocionado? ¿quién no ha permitido que asome la tentación de pensar, por un instante, qué hubiera sentido Don Bosco al llegar Semana Santa y presenciar alguna de nuestras procesiones? Decid, ¿quién es capaz de negar el haberse visto con el cura de sotana vieja bailando una buena sevillana?

Sevilla encandila a la memoria y, la memoria, evoca los recuerdos vividos pero, también, aquellos que se podrían haber vivido. No sabemos si es ello, la mágica atmósfera que nos envuelve en primavera o simplemente Sevilla, lo que ha hecho que nuestra Asociación sea la Decana de España. Quizás sea un guiño del tiempo pasado hacia nuestros días lo que ha suscitado en nuestros corazones el orgullo de ser, a la vez, antiguos alumnos salesianos y sevillanos.

Es por eso que, esta familia, esta gran familia, hace épica sus labores desde mucho antes de entronizar la Cuaresma. Con la llegada de los primeros albores de un azahar incipiente, que avisa como el ángel a sus pastores, los miembros de nuestra Asociación ponen en marcha un trabajo ya pautado y rítmico desde mucho antes. Tanto es así, que el corazón que llevaba latiendo hace más de sesenta años sobre la madera de los escenarios, aún no ha cesado. La Pasión hace saltar las lágrimas a todo aquel que se atreve con el trabajo bien hecho. Cada uno de los miembros del Grupo Teatral Farándula Don Bosco, con la enseñanza y los consejos de todos aquellos que han participado a lo largo de su historia, llevan sobre el telón de la profesionalidad, la obra más hermosa jamás contada. Y, como no, se lo cuentan a Sevilla por primavera. Es el primer sonido que nuestra Asociación, elegantemente, emite los cuarenta días de Cuaresma. Es el primer soplo de aire que a Sevilla revitaliza tras el letargo durmiente de una invierno ya derretido.

Pero ahí no termina nuestra Asociación con las Fiestas Mayores de su Ciudad. Mientras un grupo recorre muchos puntos de la geografía andaluza, los jóvenes celebran sus Jueves Cofrades invitando en nuestro local, a invitados de honor del mundo de las Letras y las Artes, para la exposición de trabajos y charlas. Se reúnen, debaten, aprenden y, a la vez, enseñan con su ejemplo de corrección y firmeza. Un apunte, sano y convencido, en pro de la cultura y el saber.

Sevilla avanza en su tiempo de torrija y pestiño. La rampla del Salvador se alza airosa para que los chiquillos, hijos todos de Don Bosco, la pisen fuerte para que sea el sonido un protector más de tan hermosa tradición. Y a la par, de nuevo, nuestra Asociación hace eco de tan entrañables tradiciones, para convertirse en un giraldillo más que alumbre a Sevilla gracias a su participación en el Via+Crucis de la Hermandad de la Trinidad y en el Pregón Escolar de la Semana Santa. Don Bosco y sus antiguos alumnos no pueden fallar con el compromiso para con su Ciudad y sus tradiciones y, es por ello, que comienza la Semana Santa de Sevilla, en un Domingo pletórico de palmas y olivos, acompañando a numerosos monaguillos, algunos de ellos, hijos de miembros de nuestra Asociación. Como dijo el gran Rodríguez Buzón "ya todo huele y todo sabe a Semana Santa". Nosotros es entonces cuando decimos "ya todo huele y todo sabe a Don Bosco sevillano". Avanzan los días grandes de la Semana Mayor, llevando nuestra insignia en una reluciente americana cepillada para pasearla, con orgullo y desmesura, por las calles enceradas de los barrios más cofrades. Todo, hasta llegar el Jueves y Viernes Santo, días en los que, como no podía ser de otra forma, nuestra Asociación marca el perfil de Don Bosco en los Santos Oficios celebrados en nuestra Basílica. Un ejemplo más de lealtad y compromiso cristiano.

Las horas, ya, pasan veloces y el reloj agoniza a los enamorados de una Ciudad encantada. Con ello, el toque a la puerta de la Basílica, son como martillos dolientes que pautan el final de todo. Se abren las altas tablas pontificias y la vecina Hermandad de la Trinidad, realiza su salida para una Estación de Penitencia llena de señorío y arte. Nosotros, plantamos nuestro estandarte junto al monumento conmemorativo del Centenario, para hacernos eco también de una Esperanza que llora la muerte de su Hijo. Pero ahí no queda nuestra presencia. Acercáos a ver la brillantez de la plata de sus respiraderos. Allí, humilde y cercano, se alzará Don Bosco en una pequeña capillita que llevará, a la Catedral, nuestro sentir e ilusiones para terminar en Sevilla con la gran fiesta de la Pascua. Cristo Resucitado nos implora un gesto de bondad y caridad. Y en la Asociación, lo llevamos a raja tabla.

Pero Sevilla no se caracteriza por el descanso de su gente. La sangre de sus calles, plazas, parques... es un continuo plagado de buenas nuevas y alegría. Y con ello, son determinados movimientos de algunos miembros de nuestra Asociación, los que imparten lecciones de trabajo, esfuerzo y lucha por ser salesianos y sevillanos. Reuniones, desplazamientos, montajes y un largo etc. que conforman el inicio de la otra Fiesta grande de Sevilla. ¿Y quién osaría a decir que Don Bosco no estaría entre farolillos y albero? ¿Quién se atrevería a dar por hecho que sus Antiguos Alumnos no elevarían su voz y enseñanza entre sevillanas, manzanilla y palmas? Don Bosco y sus Antiguos Alumnos, destacan por su ejemplar compromiso con las tradiciones de Sevilla. Por eso, miembros de nuestra Asociación, dejan el sudor de su frente y las horas de su ocio, para construir lo que será el epicentro salesiano de una de las Fiestas más reconocidas y famosas a nivel mundial.

La Feria de Abril de Sevilla se convierte durante una semana, en el punto de mira internacional. Millones de personas se aproximan a sus calles para dejarse impresionar por la magnitud inigualable de una belleza cultural. Una portada iluminada y una hilera de farolillos deslumbrantes, dan inicio a días de encuentros, sonrisas y abrazos. Y... ahí estamos nosotros. Con la modestia y sencillez que nos define, se levanta hermosa nuestra Caseta de Feria gracias a las manos incansables de aquellos que, días antes, buscan la satisfacción de ver a sus Antiguos Alumnos disfrutar de una Feria inolvidable.


Montan la que será una Casa más para todo el que se acerque. Así lo dicen numerosas personas que la han pisado. Directores, sacerdotes, diáconos, salesianos, profesores, alumnos, otras asociaciones, familiares, amigos y un sin fin de personas, que comparten el aire limitado entre dos cuadros que marcan la diferencia con el resto de la Feria. Y es que, teniendo en la entrada a la Madre Bendita de los sueños del Maestro, María Auxiliadora, y la sonrisa inconfundible de un rostro que transmite serenidad y dulzura, como es la de Don Bosco, todo debe y tiene que salir bien. Y así es. Desde la guardia perenne en la puerta hasta las maravillosas cocineras tras la barra, pasando por los responsables de caseta y la simple presencia de cada uno de los socios, todo sale a pedir de boca.

Un año más, los Antiguos Alumnos, han recibido el broche de oro de una Ciudad que nunca dejó de asombrarse ante la magnificencia de nuestra Asociación. Un año más, lució Don Bosco en nuestras Fiestas Mayores dándonos así el don único y maravilloso de ser antiguos alumnos salesianos y sevillanos.

Con todo ello, pensad por un momento lo que significa llevar el emblema de nuestra Asociación. Sobre éste, pesan sin cese alguno, el trabajo y la constancia de todos sus miembros para hacer, del corazón común que tenemos, un motor más que alimente a Sevilla. Pensad, por un momento, el orgullo insuperable que supone llamarse, Antiguos Alumno de Don Bosco.

Antonio Gila Bohórquez,
Vocal Joven.

6 comentarios:

  1. Te felicito Antonio por tu preciosa y acertada crónica. De un plumazo haces a D. Bosco sevillano, seguro que se habrá reído asomandose entre las estrellas. Pero vosotros, todos, lo hacéis presente en cada lugar o acontecimiemnto y lo mismo lo ponéis sobre un escenario, que bailando sevillanas o tomando rebujito y, por supuesto de penitente o costalero. Demostrémosle en este mes de mayo que sus recomendaciones sobre María Auxiliadora no han caído en saco roto. Felicidades, Antonio y a tanta gente buena que componeis la mejor asociación del "mundo mundial".

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Antonio, por acercarnos de un plumazo estos últimos meses que hemos vivido y por colocar a nuestro lado, en cada estampa, la figura de Don Bosco. No es difícil imaginarle llevando las palmas de olivo, disfrutando de sevillanas en la Caseta o escondido en la tramoya con su túnica negra. Él siempre está ahí y tú nos lo recuerdas.

    ResponderEliminar
  3. Maravillosas palabras, como siempre Antonio. Suscribo las palabras de nuestro Consiliario. Como miembro de esta asociación, es un orgullo tenerte entre nosotros, y poder disfrutar de crónicas, que como esta, nos hacen ver que en Sevilla, no es todo fiesta y jolgorio, que todavía quedan personas que, desinteresadamente, ofrecen su tiempo y esfuerzo en llevar el espíritu de Don Bosco por todos los rincones de Andalucía. Lo dicho, muchas gracias Antonio.

    ResponderEliminar
  4. rafael jimenez iglesias7 de mayo de 2012, 9:19

    Podría manifestarme con grandes elogios, pero sólo te digo GRACIAS Antonio.
    Rafael Jiménez

    ResponderEliminar
  5. Gran crónica y preciosas palabras que resumen estos intensos primeros meses del año en nuestra Asociación.

    Tenemos que mantener siempre presente el espíritu de Don Bosco en todas nuestras Actividades de la Asociación, en las tradiciones de nuestra tierra y en el día a día de nuestras vidas, en nuestras familias. Y aquí querría destacar la presencia familiar que ha habido en nuestras actividades, tanto en la representación de La Pasión de este año donde hemos contado con la excelente colaboración de los más peques y de en algunos casos familias enteras o casi enteras, como en la feria y en el resto de actos de nuestra casa.

    Muchas gracias Antonio por escribir estas palabras donde nos recuerdas que Don Bosco está siempre ahí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Como presidente de esta centenaria Asociación es un verdadero placer contar con jovenes con las ideas tan claras y compartidas con el resto del Grupo Joven.
    Gracias a todos y para tí Antonio recibe mi más sincera felicitación por tu artículo.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar

Si no puedes publicar comentarios, envíalos a comentarios_blog@aaaadb-trinidad.org indicando a qué entrada asociarlo y nosotros lo publicaremos por tí.

Print Friendly and PDF