3 de diciembre de 2012

Gracias a vosotras

Descargando, recogiendo y clasificando comida en el comedor del Pumarejo
Cuando escribo estas líneas, aún estoy rememorando la maravillosa experiencia que hemos vivido un grupo de antiguos alumnos y alumnas que han madrugado esta mañana de domingo.

Hemos tenido la fortuna de conocer un mundo maravilloso en el que nos han dicho mil veces gracias.

Sin embargo el agradecimiento hay que cambiarlo de sentido y ser nosotros los que tenemos que dar gracias a las Hijas de la Caridad del Pumarejo, a sus voluntarios y colaboradores, por mostrarnos ese hermosa realidad a la que dedican su tiempo.

Una realidad donde no cabe el rencor ni el odio; donde el único lenguaje que se conoce es el de la entrega sin límite y el amor sin medida; donde no son necesarios los políticos, ni los jefes, ni los patrones porque en ese mundo todos reman en la misma dirección.

Por ello os damos las gracias por "dejarnos remar" un ratito con vosotros, por enseñarnos como se puede ser útil en esta sociedad, por el apretón de manos al despedirnos, por sentir la mirada emocionada de Sor Esperanza, no cabia mejor nombre, y su abrazo a cada uno de nosotros cuando nos veníamos. En definitiva gracias por dejarnos ayudar a los más necesitados como hacía Don Bosco.

Sin duda este recuerdo seguirá vivo en nuestras mentes hasta que Sor Esperanza vuelva a pedirnos colaboración, y los antiguos alumnos que podamos volvamos a vivir otro ratito en ese maravilloso mundo.

Eduardo Arellano,
Presidente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si no puedes publicar comentarios, envíalos a comentarios_blog@aaaadb-trinidad.org indicando a qué entrada asociarlo y nosotros lo publicaremos por tí.

Print Friendly and PDF