3 de febrero de 2015

Nacimos en el arrabal, por Jose Miguel Nuñez

No dejes de leer esta entrada que nos regala @jmnunezsdb en su blog Vivir de otra manera para celebra la pasada Festividad de Don Bosco en el año del bicentenario de su nacimiento...

Nacimos en el arrabal
Vivir de otra manera
por José Miguel Núñez, sdb

En la fiesta de Don Bosco, celebrando el bicentenario de su nacimiento, estas sencillas reflexiones quieren homenajear al padre y maestro de los jóvenes en el deseo de que esta efemérides nos ayude a remontarnos río arriba para seguir bebiendo el agua limpia y transparente del manantial en el nace el carisma salesiano. La experiencia vital de San Juan Bosco sigue siendo un criterio permanente de renovación y de impulso carismático. Felicidades a toda la familia salesiana.

A mitad del XIX se produce en Turín un crecimiento demográfico importante debido sobre todo a un fenómeno migratorio provocado por la crisis del campo y el empobrecimiento del campesinado. Naturalmente, las consecuencias demográficas, sociales y económicas de esta situación influenciaron claramente en el proyecto apostólico de Don Bosco. El éxodo masivo del campo a la ciudad, los trabajadores sin derechos, la mano de obra barata, la explotación juvenil, la degradación moral, la pobreza son solo algunas de las consecuencias de un incipiente desarrollo económico y empresarial que en el Piamonte italiano adquiría tintes de desequilibrio social.

El impulso de una incipiente primera expansión industrial y la crisis agraria atraía a familias enteras de las provincias limítrofes hasta la ciudad de Turín, provocando un notable desarrollo demográfico. Tal situación adquiere relieve y concreción cuando la tradición salesiana se refiere a los chicos que ocupaban calles y plazas, desocupados, sin trabajo, buscándose la vida. En las Memorias Biográficas, escribe Don Lemoyne describiendo cuanto Don Bosco encontró en sus primeros escarceos por diferentes barrios de Turín al inicio de su proyecto...

Sigue leyendo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si no puedes publicar comentarios, envíalos a comentarios_blog@aaaadb-trinidad.org indicando a qué entrada asociarlo y nosotros lo publicaremos por tí.

Print Friendly and PDF