10 de abril de 2015

10/abr de 2015, Viernes de la Octava de Pascua

¡Es el Señor!
Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos suyos. Simón Pedro les dice: «Me voy a pescar». Ellos contestan: «Vamos también nosotros contigo».
Salieron y se embarcaron; y aquella noche no pescaron nada.
Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla, pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: “Muchachos ¿tenéis pescado?” Ellos contestaron: «No». Él les dice: “Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis”. La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: “Es el Señor”. Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos cien metros, remolcando la red con los peces.
Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice: “Traed de los peces que acabáis de pescar”. Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres.
Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les dice: «Vamos, almorzad». Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado. Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos.
Juan 21, 1-14
Comentario (José Joaquín Gómez Palacios, sdb) El relato de la resurrección que leemos hoy se sitúa en el Mar de Galilea, en los alrededores de la ciudad de Cafarnaún.
Cerca de la ciudad de Cafarnaún la pesca es abundante y los peces, aún hoy, suelen ser grandes. En la escena que hemos leído aparece la barca de Pedro, que según restos arqueológicos de la época, debía ser una sencilla barcaza de unos 8 ó 9 metros de larga (eslora) por unos 3 metros de ancha (manga). Tenía un ancla de piedra.
Gracias a Jesús los discípulos tuvieron una pesca abundante que colmó la decepción de una noche entera sin haber capturado casi nada. Y la fiesta terminó con pescado asado sobre las brasas, tal como hacían los pescadores del mar de Galilea cuando regresaban al amanecer de pescar. Esta era una de las pocas ocasiones en las que comían pescado fresco. La mayoría de peces capturados eran conservados en salazón...
Pero el texto de hoy, más allá de los datos arqueológicos, tiene una interpretación didáctica. Es una enseñanza para la joven iglesia que comienza su andadura. 
  • Los discípulos ya están comprometidos con anunciar el Reino de Dios, bautizar y hacer el bien. En esta tarea surge la decepción (no pescan nada). En los momentos de desánimo deben recordar que Jesús sigue presente en medio de ellos para ayudarles y orientar el sentido de sus vidas y misión.
  • El primero en descubrir que aquel personaje que está en la orilla de la playa es el Señor, es el discípulo amigo de Jesús. A Jesús se le descubre en el amor. Y él será quien se lo comunique a Pedro, apóstol que ejerce la autoridad y la coordinación en la joven Iglesia. Primero el amor, luego la autoridad.
  • Jesús parte el pan y reparte el pescado con el esquema propio de la Eucaristía. Con este dato se está diciendo a las primeras comunidades cristianas que la Eucaristía debe ser el centro de su vida cristiana. La Eucaristía reúne a la comunidad, la reconcilia entre sí y con Dios, y la orienta hacia la solidaridad, asumiendo como propia la muerte y la resurrección de Jesús.
  • La celebración de la Eucaristía se realiza en medio del trabajo diario y se inserta en la vida cotidiana de los discípulos. Aquellos primeros cristianos nunca separaron la fe en Cristo de su vida diaria.


Mar de Galilea. Pesca
El Mar de Galilea ofrecía pesca suficiente para las aldeas de pecadores que rodeaban al lago, sin embargo la variedad de peces era limitada. Estos peces eran conservados en salazón y exportados.
En la imagen se muestran varios ejemplares del pez que podía ser capturado de forma masiva con redes de arrastre en tiempos de Jesús.
Actualmente este tipo de pez recibe el nombre de «Pescado de San Pedro», se consume asado y es
muy similar a la especie que nosotros conocemos como «carpa».

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si no puedes publicar comentarios, envíalos a comentarios_blog@aaaadb-trinidad.org indicando a qué entrada asociarlo y nosotros lo publicaremos por tí.

Print Friendly and PDF