29 de abril de 2015

29/abr de 2015, Miércoles 4º de Pascua

Yo he venido al mundo como luz
Jesús dijo, gritando: «El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me ha enviado. Y el que me ve a mí ve al que me ha enviado.
Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas. Al que oiga mis palabras y no las cumpla yo no lo juzgo, porque no he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo.
El que me rechaza y no acepta mis palabras tiene quien lo juzgue: la palabra que yo he pronunciado, ésa lo juzgará en el último día. Porque yo no he hablado por cuenta mía; el Padre que me envió es quien me ha ordenado lo que he de decir y cómo he de hablar. Y sé que su mandato es vida eterna. Por tanto, lo que yo hablo lo hablo como me ha encargado el Padre».
Juan 12, 44-50

Comentario (José Joaquín Gómez Palacios, sdb) El evangelio de hoy pone en boca de Jesús la siguiente afirmación: «Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas».
¿Qué entendían los contemporáneos de Jesús al escuchar la palabra «luz» pronunciada en ambiente religioso?
- Los judíos usaban frecuentemente la imagen: luz/tinieblas. Caminar en la luz era sinónimo de obrar rectamente, practicando la justicia, cumpliendo con la oración, el ayuno y la limosna. Los impíos caminaban en tinieblas.
- La Ley de Dios (La Torah) era la luz que ilumina el caminar del pueblo como una antorcha en la noche.
- Dios había guiado a su pueblo con una especie de columna de luz para que no sucumbiera en su caminar por el desierto y alcanzara la tierra prometida; tierra de la fraternidad.
- El Templo de Jerusalén es frecuentemente comparado con una luz puesta sobre un monte para alumbrar no sólo al pueblo de Israel, sino a todas las naciones de la tierra.
- El Mesías era comparado con una luz que brillaría para el pueblo. Recordemos las alusiones a la luz que hacen determinados textos proféticos de Isaías: «El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz...»
- El vocablo «luz» es aplicado al mismo Dios en determinadas ocasiones.
Cuando el evangelio de Juan afirma que Jesús ha venido al mundo como «luz», esta diciendo:
- La ley antigua ha pasado, Jesús es la nueva ley de Dios para el nuevo pueblo.
- Jesús es el Mesías esperado por los profetas.
- Jesús es el nuevo templo donde habita Dios. Jesús acoge a hombres y mujeres de toda lengua, raza y cultura.
Incluso está afirmando que Jesús, con su vida histórica y acciones liberadoras, es la auténtica luz, en contraposición a la «iluminación» que proponían los círculos gnósticos. La filosofía gnóstica afirmaba que la salvación llega simplemente por conocer verdades y doctrinas, sin necesidad de acciones históricas comprometidas con la justicia y la liberación de los más oprimidos.
El educador cristiano se convierte en «luz» para los chicos y chicas. Él es el guía coherente, puesto al frente de un pueblo de niños y jóvenes, para conducirles a un desarrollo integral.
Lámpara romana. Siglo I
Lámpara cananea. Siglo X a. C.
 
Lámpara de Qumram. Israel. Siglo I a. C.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Si no puedes publicar comentarios, envíalos a comentarios_blog@aaaadb-trinidad.org indicando a qué entrada asociarlo y nosotros lo publicaremos por tí.

Print Friendly and PDF