26 de septiembre de 2013

Una antigua alumna en Río

Lola García Mascort (@lolamascort) escribe para Don Bosco en España sobre su experiencia en la JMJ'13

Lola G.Mascort junto al Rector Mayor Don Pascual Chávez en la JMJ'13 de Río
Me llamo Lola García Mascort, tengo 22 años, estudio enfermería en la Universidad Hispalense. Pertenezco a la Asociación de Sevilla Trinidad y al Movimiento Juvenil Salesiano. Deseo compartir con los lectores de DBE mi experiencia de las JMJ de Brasil 2013.

El Movimiento Juvenil Salesiano ha participado en el encuentro más importante de jóvenes cristiano: las Jornadas Mundiales de la Juventud. Entre los participantes nos en contrábamos jóvenes de todo el país procedentes de los diferentes grupos de la familia salesiana (antiguos alumnos, salesianos cooperadores, salesianos consagrados, animadores de la pastoral...). Yo fui a título de antigua alumna.

A mediados de Julio nos pusimos rumbo a Sao Paolo, donde iniciaríamos nuestra semana misionera. Fuimos acogidos por la Parroquia de Nuestra Señora de Aparecida en Itaquera. Nos quedamos en familias de acogida durante esa semana y sin duda alguna fuimos testigos de una lección de humildad y de amor hacia el prójimo. Nos hemos sentido como en nuestra propia casa, gracias al amor y el cariño que nos han trasmitido.

Con la mano en el corazón, nos despedimos de esta maravillosa parroquia una semana después para poner rumbo a Rio de Janeiro para iniciar así la JMJ. De camino, hicimos una pequeña parada en el Santuario de Nuestra Señora de Aparecida.

Una vez llegados a Rio de Janeiro nos alojamos en el colegio salesiano de Santa Rosa en Niteroi, donde se celebró la fiesta del MJS a nivel mundial, con la presencia del Rector Mayor y más de 6.000 jóvenes de obras salesianas de todo el mundo.

Una vez iniciadas las Jornadas con el acto de inauguración en la playa de Copacabana, pusimos rumbo a esta gran peregrinación. El Papa Francisco nos invitó a ir a todos los lugares, a ser misioneros acompañados de nuestros familiares y amigos, sin miedo a servir.

Los actos con el Papa estuvieron cargados de oración, evangelización y amor, transmitiendo energía y esperanza en cada uno de sus testimonios y homilías.

¿Y ahora qué? Ahora nos toca dar testimonio allá donde vayamos, en nuestras asociaciones y a todos nuestros amigos. Nos toca reflexionar sobre todo lo vivido y lo que queremos vivir como jóvenes cristianos, jóvenes del siglo XXI que son Iglesia y que, guiados por el Papa, cumplen su misión día a día en sus asociaciones.

Lola García Mascort,
Antigua Alumna de Don Bosco

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si no puedes publicar comentarios, envíalos a comentarios_blog@aaaadb-trinidad.org indicando a qué entrada asociarlo y nosotros lo publicaremos por tí.

Print Friendly and PDF