2 de marzo de 2015

2/mar 2015, Lunes 2º de Curesma

Perdonad, y seréis perdonados
Dijo Jesús a sus discípulos:
"Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros".
Lucas 6, 36-38
Comentario (José Joaquín Gómez Palacios, sdb)
Jesús de Nazareth no inventó la misericordia. Los escritores del pueblo judío habían puesto en boca de Dios expresiones llenas de solidaridad hacia los esclavos de Egipto. «He visto la opresión de mi pueblo, he oído sus quejas contra los opresores, me he fijado en sus sufrimientos... Voy a bajar a librarlos de la opresión y a llevarlos a una tierra espaciosa que mana leche y miel... El clamor de mi pueblo ha llegado hasta mí.» (Ex 3,7-8)
Pero desde aquello había transcurrido mucho tiempo. La gente del tiempo de Jesús, a pesar de tener una institución tan sagrada como el Templo de Jerusalén, nunca había escuchado de parte de sus sacerdotes palabras que buscaran una sociedad alternativa en la que la misericordia ocupara un puesto importante.
La experiencia de la liberación de Egipto se había perdido en el tiempo. De ahí su extrañeza al escuchar cómo Jesús expresaba, con palabras humanas, la raíz del amor de Dios: la misericordia.
Los planteamientos de Jesús debieron sonar a la gente del tiempo de Jesús como una novedad. Frente a estas palabras nuevas, tan sólo había dos alternativas: aceptarlas como voluntad de Dios, o rechazarlas y condenar a Jesús.
Proponiendo la misericordia como uno de los núcleos centrales de su predicación, Jesús está poniendo las bases para una sociedad alternativa, en la que desaparezcan: La codicia, el afán de poder, la dominación de unos sobre otros, la espiral de la violencia, las guerras sufridas por los inocentes...
Todo ser humano que quiera ser acogido por el Padre, debe trabajar por llegar a tener su misma compasión y misericordia para con los otros.
Los primeros cristianos entendieron que uno de los núcleos fundamentales del mensaje de Jesús consistía en practicar la misericordia. Pero no esa misericordia que nace desde la superioridad de quien se siente el mejor. Sino desde la «compasión» entendida en el sentido más originario de la palabra: «sufrir-con-el-otro», poniéndose en su lugar, contemplando la vida con su mirada sufriente.
El educador cristiano busca estar en sintonía con los chicos y chicas con quienes comparte la tarea educativa. Es una persona que conecta, que abre sus ojos para descubrir las situaciones de sufrimiento y desorientación en las que están atrapados muchos niños y jóvenes. El educador cristiano tiene una personalidad rica en misericordia, ofreciendo siempre nuevas oportunidades.

Una medida rebosante
Los cereales (trigo y cebada) constituían el producto principal de la alimentación y supervivencia de Israel. Una buena cosecha de trigo y cebada eran garantía de supervivencia.
Muchos de los trabajos realizados por los jornaleros contratados para faenas agrícolas, se pagaban en especie, entregando al trabajador una medida de trigo.
Trigal de Galilea
La medida básica utilizada para medir el cereal era el «epah»; recipiente con capacidad para unos 22 litros de grano.
Las cantidades pequeñas de grano, para uso familiar, se almacenan en tinajas hechas de una combinación de arcilla y mimbres. Estos recipientes se depositaban sobre el tejado plano de la casa. Si las cantidades de grano son mayores, se guardan en una cisterna subterránea, y la localización del lugar se mantiene en secreto, cubriéndose la abertura. Para almacenar granos y harina se usaban jarras de barro.
Los graneros fueron importantes construcciones en tiempos antiguos. El pueblo de Israel heredó la costumbre de fabricar grandes graneros de los antiguos pobladores de Palestina: los cananeos. La mayoría de ellos tenían forma circular. Su tamaño variaba, pero todos respondían a una forma similar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si no puedes publicar comentarios, envíalos a comentarios_blog@aaaadb-trinidad.org indicando a qué entrada asociarlo y nosotros lo publicaremos por tí.

Print Friendly and PDF